in Life

Nuestra generación no sabe distinguir entre FAKE NEWS y la verdad

Estas semanas he tenido un tema recurrente en mi backlog mental, he notado y debatido con diferentes personas la realidad cada vez más notoria de que nuestra sociedad no está educada para discernir entre las noticias buenas o malas que se crean todos los días y así como la democracia americana se manipulo por Rusia. Tenemos fuerzas inmensas a nivel nacional e internacional que están usando el internet como un arma que aturde atrapa y destruye a la sociedad.

La información está siendo manipulada de manera que cualquier persona puede crear noticias falsas en minutos y mandarlas por Whatsapp. Si eres lo suficientemente inteligente puedes programar un mensaje con el objetivo de hacerle daño a una persona. Toma el ejemplo de las diferentes muertes en pueblos de gente con muy bajos niveles de educación que han asesinado a personas inocentes por una cadena de Whatsapp mal intencionada.

O el uso de Facebook e Instagram para manipular la información acerca de X o Y candidato a la presidencia de México con el objetivo de engañar y mal informar a la gente. Así como en EEUU se creó Breitbart, un sitio de noticias FALSAS de extrema derecha, en México tenemos diferentes páginas de Facebook que se crean con el objetivo de mal informar a los ilusos y manipular la información para favorecer a ciertos grupos de poder.

Con todos estos sucesos es cada vez más evidente para mi que necesitamos seriamente de un aprendizaje que nos arme en contra de estas manipulaciones.

Para empezar, necesitamos ser ANALÍTICOS Y RACIONALES, buscar las fuentes OFICIALES desde donde están produciendo la noticia o nota compartida y asegurarnos de que venga de un lugar REALMENTE CONFIABLE. OJO: las televisoras más populares del país NO SON FUENTES CONFIABLES DE INFORMACIÓN. Todos tienen una narrativa que seguir, a todos les pagan para manipular la información en favor de cierto grupo y siempre habrá MÁS VERDAD DE LA QUE ESTÁN DICIENDO.

Es importante entonces, crear la capacidad de juicio en nosotros y NO dejarnos llevar por lo primero que una noticia alarmista o nota quiera hacernos sentir. Pregúntate:

  1. ¿A quien le conviene que sepas esto?
  2. ¿De donde viene esta información?
  3. ¿Es una fuente confiable de un periodista confiable de un periódico confiable?
  4. ¿Este artículo original está referenciado debidamente y lo referenciado viene de un instituto confiable sin conflicto de interés?
  5. ¿Qué me hace sentir este artículo, este sentimiento es bueno o malo?
  6. ¿Si me asusta, qué gana el autor con esto, qué comparta su artículo y genere una nota viral que lo haga más popular y gane más clicks, likes y compartidos para seguir engañando a la gente?
  7. ¿Si me hace sentir bien, es porque está dirigido  a alguien con mi perfil y me están manipulando de la misma forma que en la pregunta 6?
  8. ¿Qué está en juego, mi salud, es un médico el que recomienda lo que comparto?
  9. ¿Estás 100% de que la fuente referenciada viene de alguien certificado?
  10. ¿Realmente quiero compartir un artículo o nota que viene de organizaciones que quieren dar miedo o compartir cosas negativas a mi circulo cercano?
  11. ¿Quiero ser una infección como el cancer que ayude a propagar información falsa, hacerle perder el tiempo a los demás y volverlos más pesimistas?

Este tipo de preguntas se tienen que hacer para que puedas sacar una conclusión adecuada y prevenir la viralización de información diseñada para mal informar.