in Jordan Peterson, Learning, Life, Self Development

Cómo volverte más disciplinado y diligente

Aquí te explico qué pasos puedes tomar ya para mejorar tu disciplina, ser más responsable y empezar a alcanzar metas y objetivos generando mejores resultados.

1. Planea lo que quieres lograr

 “si no sabes a dónde vas, cualquier camino te sirve”

Entonces define exactamente qué es lo que deseas alcanzar y los pasos que tendrás que tomar para concretar tu meta.

Existen muchas metodologías para saber lo que quieres. La que más me sirvió fue Future Authoring en donde te haces una serie de preguntas personales para darte cuenta de lo que quieres y con esto podrás definir la manera de alcanzar, actualizar y medir los objetivos que te tengas que poner siguiendo los pasos que te recomiendan en el programa.

1.1 Parte tus metas en micro-procesos/micro-hábitos

elephant

Ok, ya creaste tus objetivos y tienes una idea clara de lo que quieres que sea tu vida a corto, mediano y largo plazo. Ahora tal vez te sientas abrumado por los objetivos grandes que tienes.

En estos casos de ansiedad, debes poner metas lo suficientemente altas para que tengas que esforzarte más de lo normal y lo suficientemente bajas para que no te sientas estresado y presionado al grado de que termines sin hacer nada como todas las veces anteriores donde has fallado.

¿Como encuentras esa medida justa? Aprendiendo a partir tus objetivos y metas en micro-procesos. Que es una manera fancy de decir:

“parte tu meta en metas más chicas y fáciles de alcanzar”

Si existe la posibilidad, busca siempre relacionar los micro-procesos con “micro-hábitos” Por ejemplo, si tu quieres escribir una novela es mejor decir “voy a escribir 10 minutos al día” a decir “voy a escribir 3 capítulos esta semana”. En el primero, estás creando una meta de micro-hábito que al final te beneficiará siempre si quieres ser escritor. En el segundo, pones metas grandes y difíciles sobre todo si nunca escribiste un libro antes.

2. Regula tus hábitos diarios

3. Agenda tu tiempo

Diseña tus días con ayuda de una Agenda como Google Calendar.

Si intentaste esto antes y lo odias, entonces lo haces mal. Estás usando el calendario como si fuera un tirano que te dice las cosas que tienes que hacer si quieres ser una persona convencionalmente buena. Así que llenas tu día con responsabilidades arbitrarías que pensabas te harían ser esta persona.

Debes usar el calendario para diseñar el día que más te gustaría tener y obviamente debes incluir algunas responsabilidades y progresar en esas cosas que tienes que progresar para que tu día no se vaya al carajo y cada vez estés más cerca de las metas que ya te pusiste antes.

Al final, la idea es que te consideres como una multiplicidad de personalidades subconscientes que a lo largo de los años han combatido por tomar las decisiones de tu día a día.

Tienes al jefe tirano que te dice qué hacer por un lado y del otro, un empleado irresponsable que de por si no quiere hacer nada. ¿Te imaginas lo difícil que ha sido esto sin un orden?

Por ello, aprende a negociar contigo, sé sincero y  pregúntate:  – Oye, sé que siempre hemos dicho cosas y no las hacemos, he sido muy malo contigo y de verdad lo quiero enmendar. Te quisiera pedir con amor que me ayudes un poquito, vamos a hacer esta cosa pequeña para que nuestro día sea solo un poquito mejor, ¿qué quieres de premio por hacer esto? –

Descubrirás, que una voz interna, esa voz del niño interior que ha sido maltratado por mucho tiempo y tiene pena de salir, empieza a resonar internamente. Cuando lo escuches, hazlo sinceramente recordando que lo has maltratado por mucho tiempo y no has permitido que se desarrolle correctamente.

Escucha, pide amablemente y logra tus objetivos alineando tu subconsciente con lo que realmente quieres en tu realidad.

Si eres alguien disperso, puedes entrenarte diariamente y limitar tus distracciones empezando con objetivos lo más pequeños posibles. El truco es ponerse metas un poco más grandes a tu nivel actual de habilidad e inculcar los hábitos que quieres inculcar, lo importante es usar mejoramiento incremental, algo parecido al interés compuesto.

Recuerda que:

dirección es más importante que posición actual.

En ese sentido, apunta a lograr un 1% de mejoramiento diario a comparación del día o semana anterior.

¿Cómo sabes si desperdiciaste un día?

Porque al final estás en igual o peor forma que cuando lo empezaste. Ese es un día desperdiciado y estúpido.

Lecturas recomendadas

  1. Eat the Frog
  2. No excuses!